Febrero es el mes más corto del año, el mes de los propósitos incumplidos, el mes de la friolera y los chaparrones. Pero que no cunda el pánico, también es el mes del amor. Tenemos el Día de San Valentín a la vuelta de la esquina. ¿Tienes ya el plan pensado o vas a improvisar como todos los años?

Si tienes pareja, puede ser una buena ocasión para encender la llama y recuperar la pasión… Aunque nosotros somos partidarios de hacerlo todos los días, San Valentín es el día idóneo para hacerlo. ¿Por qué? ¡Porque este año cae en juernes! Vale, el romanticismo está brillando por su ausencia, lo sé, pero es que hay que ser más moderno.

 

No le hables en todo el día

Aquí está la magia realmente. Desde que te levantes, no le sueltes ni una sola palabra. Ni un emoji de buenos días. Nada de nada. Obviamente necesitarás ayuda externa, alguien que te sirva de Cupido y convenza a tu pareja. Si vives con esa persona, lo normal es que después del trabajo vuelva a casa, pero no tiene por qué ser así. Y si no vivís juntos, pues menos todavía. Entonces háblale a un compañero de trabajo o a un amigo para que le haga creer que esta noche hay un plan entre amigos o algo así. Para que finalmente lleve a tu pareja a la casa en cuestión y… ¡sorpresa!

 

Compra su película favorita

Antes de que tengas la coartada perfecta, ve preparándolo todo. Nuestra recomendación para un Día de San Valentín fácil y efectivo, es una noche de pareja con ese plan tranqui que tanto os gusta. Quien dice su película favorita, dice su serie favorita o lo que sea. El caso es que sea una película que le encante pero que no se espere para nada.

 

Crea el ambiente perfecto

Para que el Día de San Valentín sea de 10, no vendría mal crear un poco de ambiente en casa. Tampoco tienes que hacer un altar en el salón o en la habitación, pero unas velitas no hacen daño a nadie. Unas varitas de incienso, unos pétalos por la cama… lo más fácil del mundo, sin pasarse. Cuando llegue tu pareja, ten preparado una playlist adecuada para entrar en escena. Ni reggaeton ni heavy metal. Algo más tranquilo.

 

Pide su comida favorita

En el momento que sepas a la hora que va a llegar, abre la app de Just Eat y pide su comida favorita. ¿Unas bandejas de sushi? ¿Un banquete tailandés? Lo que más le guste. Si no eres de gustos abiertos, también te vendrá bien a ti para iniciarte en el mundo foodie. Lo mismo le coges el gustillo y todo. Y si es tu pareja quien no está del todo acostumbrad@ a comidas más exóticas, que sepas que nadie le hace ascos a una pizza, a una hamburguesa o a una ración de croquetas. Porque lo tenemos todo. Y en San Valentín cualquier comida tiene cabida.

 

Feliz San Valentín

Cuando llegue tu pareja, disfruta el momento. Puede parecer una tontería, pero hay quien se agobia mucho cuando prepara veladas de este tipo. Tú piensa que de la comida nos encargamos nosotros, lo que cuenta es tu buena intención.

 

Les deseamos un feliz San Valentín a todos los tortolitos del mundo. Y a los que estén solteros, tomaos esta fecha como un día para mimarse a uno mismo, para disfrutar de los amigos y de toda la gente que os rodea. Ay, si es que nos vamos a poner profundos al final. ¡Feliz día del amor y la amistad! Porque al final es una fecha que tiene su origen en las buenas obras hacia el prójimo. El amor es extrapolable a los amigos, la familia o… a una pizza. ¿¡Qué puede haber de malo en eso!?