Platos estrellaPublicado el 24.08.2012

5 platos en crudo para chuparse los dedos

Por fin se acabaron las Navidades y como cada año, hemos comido muchísimo. Ya no sabes qué elegir porque no te apetece nada de tanto comer. El estómago está más “pa allá” que “pa acá”; de cocinar mejor ni hablar y el apetito se pone algo más exquisito para evitar las tan temidas digestiones pesadas.

¿Qué hacer entonces? No podéis seguir tirando de tantos polvorones, que luego el dentista sale caro; y bueno, ¿qué hay de los propósitos de Año Nuevo? Sois muchos los que habéis decidido empezar a comer más sano. ¿Qué hacer entonces? Se nos ha ocurrido la brillante idea de homenajear la entrada en el año 2019 reivindicando la más pura y dura “crudeza gastronómica”. Suena muy “destroy” porque en el reino animal lo practican a diario, pero no es más que COMIDA EN SU ESTADO ORIGINAL. Así, a palo seco. No nos des las gracias, jejeje, nos gusta pensar en ti y dártelo todo servido en bandeja. Pásate al lado crudo y prueba nuestra selección de 5 platos en crudo. Tu estómago te lo agradecerá 😉

Recuerda que todos los platos que aquí te ponemos, los puedes disfrutar en nuestros restaurantes insertando tu código postal.

¿SABÍAS QUE…?

La comida cruda o comida viva es una opción dietética que cuenta con un número creciente de seguidores. Dentro de ésta, se destaca la tendencia llamada comida vegana cruda o crudivorismo vegano (vegan raw food). Además de no incluir animales no humanos como toda comida vegana, los alimentos son consumidos crudos. No es igual al crudivorismo. Incorpora elementos específicos en la forma de consumir los vegetales, granos y legumbres germinados, semillas y frutos. Los procesos naturales permitidos en estos alimentos:  la fermentación, la germinación, la deshidratación y la licuación o la mezcla en una licuadora o procesadora.

Hasta en los vegetarianos hay grados

A grandes rasgos podemos encontrarnos con:

  • Ovo-lacto-vegetarianos: Además de frutas, verduras y frutos secos, incluyen en su alimentación leche y huevos, ambos productos de origen animal. Cuando también consumen miel, su denominación es aún más larga, pasándose a llamar api-ovo-lacto-vegetarianos.

  • Vegetarianos: Los que siguen esta opción no consumen ningún tipo de alimento derivado de los animales, normalmente por cuestiones dietéticas. Así, no tomarán un bizcocho o bollería industrial en el que se haya usado huevo o grasa de origen animal, ni tampoco un helado con una base de leche.
  • Veganos: Suelen ser algo más estrictos que los vegetarianos. Para ellos su forma de alimentarse es una consecuencia más de su filosofía de vida: el respeto hacia los animales y la conservación del medio ambiente. Precisamente por ello no suelen tomar miel (muchas abejas mueren en el proceso de producción de este néctar) ni azúcar refinado (se utilizan huesos de animal para blanquearla). Al margen de la alimentación, tampoco suelen usar productos en los que haya sido necesario el sufrimiento de un animal para conseguirlos (cuero, cosméticos, seda…).
  • Macrobióticos: Siguen una dieta basada en la búsqueda del equilibrio interno a través de la alimentación. Para ello consumen, sobre todo, cereales integrales, frutas y verduras, y dan mucha importancia a los alimentos de temporada.

¡¡Para todos los gustos!! Nosotros os vamos a presentar platos crudos de todos los tipos, es decir no solo veganos.

1. STEAK TARTAR:

Este delicioso plato francés es la mezcla de carne picada cruda con huevo (crudo también), cebolla, alcaparras y otros condimentos.. El secreto está en servirlo recién hecho.

2. CARPACCIO:

 El Carpaccio de buey con queso parmesano es una deliciosa opción para recuperar todas las fuerzas de la manera más ligera. También existe la versión vegetariana sustituyendo la carne por una verdura, como los champiñones por ejemplo.

3. SASHIMI:

El sashimi en todas sus formas y colores; de salmón, de atún, de dorada, con cangrejo, con aguacate, con sésamo, sin arroz, pero con salsa de soja seguro es un plato delicioso.


4. GAZPACHO:

El Gazpacho es el plato del verano pero también sienta genial en invierno y desde luego no necesita presentación. Cuchara, ¡y a la buchaca!

5. CEVICHE:

El Ceviche al más puro estilo latinoamericano, con atún, aguacate, pimientos verdes, mango y aliñado con lima… ¡Mmmm!