hummusok

¡Entre tantos sucesos trágicos, por fin una noticia que nos llena de esperanza y optimismo!… Y tenía que ser la protagonista la gastronomía: El dueño de un restaurante de comida árabe, situado en la localidad israelí de Kfar Viktin, ofrece descuentos de hasta el 50% a palestinos e israelíes que se sienten a comer juntos un plato de hummus y de falafel. Además, han ideado un eslogan publicado en la página web del establecimiento, que reza: “¡Nosotros no tenemos árabes, ni tampoco tenemos judíos… Tenemos seres humanos!”

Y lo mejor de todo, es que la promoción está siendo un auténtico éxito. El propietario está tan encantado con el propósito, que promete tantas repeticiones de hummus al cliente como éste quiera, independientemente de la religión profesada: árabe, cristiano, judío, hindú… La reconciliación y la fraternidad que no han sabido alcanzar sucesivos gobiernos y organismos internacionales, a lo largo de décadas, lo está consiguiendo, la comida árabe de un modesto restaurante de una población de apenas 2000 habitantes. Ver para creer.

No se a vosotros, pero a mi ese plato de crema de puré con zumo de limón y semilla de sésamo que es el hummmus, y la albóndiga de pasta de garbanzo que encarna el falafel, me van a saber a partir de ahora, a gloria bendita cada vez que los pruebe. Decía la Madre Teresa de Calcuta, que la paz comienza con una sonrisa, añadamos que también con un buen plato de comida… Lo que no una el estómago…