Boniato, moniato, batata, patata dulce, patata 2.0., tubérculo bendecido por los dioses o como queráis llamarlo. El boniato es la nueva patata. Tiene numerosos nombres, pero también numerosas propiedades.

El boniato es uno de los alimentos de origen americano que Colón trajo en sus expediciones. A día de hoy, la mayor producción de boniato de Europa podemos encontrarla en Málaga.

Si nunca has probado el boniato o batata, te recomiendo que sigas leyendo este artículo. Vamos a contarte por qué necesitas incorporar este tubérculo a tu maravillosa dieta y, en general, a tu vida. Sí.

 

1. El boniato, bello por fuera

 

Seguramente muchos conoceréis el boniato por ser similar a las patatas de toda la vida pero con ese característico color anaranjado. La forma del boniato es más irregular que la de una patata, generalmente con un extremo más estrecho que el otro. La corteza es un pelín más gruesa y tiene un color más saturado. Por dentro, el boniato se parece bastante a una calabaza, aunque menos naranja.

 

2. El boniato, también bello por dentro

 

Como hemos mencionado, el boniato pertenece a la familia de los tubérculos, al igual que la patata. La principal diferencia entre ambos es obviamente el sabor dulce que presenta el boniato.

Pero lo más increíble es que la patata contiene más calorías y mayor cantidad de azúcar que el boniato (130 kcal y 29 g vs. 90 kcal y 24 g). What? Sí, lo que lees. Por si no fuera poco, el boniato se lleva la palma también por la cantidad de fibra que posee y su aporte de vitaminas A y C (necesarias para la vista y el sistema inmunológico).

 

3. Bello y versátil como él solo

 

Su sabor dulce hace que el boniato sea un ingrediente versátil, tanto para comidas saladas como para postres. Al igual que podemos encontrar bizcochos de zanahoria o pasteles de calabaza, también podéis probar platos dulces elaborados con boniato.

Pero esto no acaba aquí. El boniato es un ingrediente maravilloso para cremas y purés, chips fritas u horneadas, boniatos asados rellenos y un sinfín de acompañamientos especiales que te alegrarán el paladar (y la vista).

Sin duda, el boniato es la nueva patata. Más sana, más dulce, más versátil y… más colorida. Si quieres ponerle color y sabor a tu vida, súbete al tren del boniato. En muchos de nuestros restaurantes americanos lo encontrarás como guarnición alternativa para hamburguesas, en vez de las clásicas patatas fritas. ¡Fíchalo pero ya!