Tranqui, no eres la única persona que está pegada a la estufa como si os hubieseis fusionado en un mismo ente. Nos pasa al resto de los mortales también. Nuestro armario ya empieza a parecerse al de un esquimal. Lleno de gorros, bufandas y guantes.

Sí, la despensa también empieza a llenarse de sobres de sopa como si no hubiera un mañana. Pero el saborcillo a caldo concentrado también está siendo repulsado por nuestro paladar. ¿Verdad? Que digo yo que habrá que darle al cuerpo lo que necesita. Y no es precisamente eso.

Que no cunda el pánico. En este artículo te damos 5 alternativas a la sopa de sobra, 5 platos que dan calorcito al cuerpo. Toma nota:

1. RAMEN JAPONÉS

Si lo que quieres es una sopa de verdad, pásate al ramen. Algunos pensarán que eso sabe demasiado exótico para un miércoles por la noche. Para nada. Hay tipos de ramen como tipos de azulejos para una cocina, es decir, muchos. Los hay más picantes, menos picantes, con más sabor a soja, más occidentales, con fideos gruesos, fideos finos, y así un largo etcétera. Al final, lo bueno de este plato es que no deja de ser un caldo casero riquísimo, con varios ingredientes. Esto lo hace más completo todavía. Por eso también es un plato ideal para almorzar, no solo para cenar.

 

2. CURRY THAI

Y si eres de los que se alimentan del cuchareo durante el otoño y el invierno, aquí va otra alternativa. Como muchos saben, el curry es una mezcla de especias para elaborar salsas. En la cocina india es el ingrediente principal de casi todos sus platos. En la cocina tailandesa ocurre lo mismo. La diferencia es que los platos thai de curry son más parecidos a una sopa, mientras que el curry indio pasa a ser más una salsa que una sopa. Es una textura menos espesa. Los dos son platos que dan calorcito al cuerpo. Pero el que se lleva la medalla de oro al cuchareo invernal, sin duda, es el curry thai. Anótalo.

 

3. ARROZ CALDOSO

Seguimos con el cuchareo, pero ahora le damos la oportunidad a España y Portugal para lucirse. En la zona del norte de España y en Portugal, uno de los platos más valorados son el arroz caldoso de marisco. El caldo es una delicia para tus sentidos, sobre todo el paladar. Es como las típicas sopas de arroz que tomabas de pequeño, pero más gourmet. Al estar elaborado con las espinas y cabezas de pescado y marisco, no te puedes imaginar la fuente de colágeno que aporta a tu cuerpo. Y para colmo, calienta el cuerpo más que una chimenea.

 

4. CHUPE PERUANO

Ahora nos vamos a Perú para hablar de un plato que no podía pasar desapercibido. Es el chupe peruano. Puedes encontrar diferentes tipos de chupes, pero los más conocidos son el chupe de camarones (langostinos), el de pescado o el de ternera. Nosotros te recomendamos el primero porque es el más conocido y probablemente el más rico. Es una sopa un tanto cremosa, porque incluye queso en su elaboración. Hecha a base de caldo de marisco, queso, galletas saladas (sí, lo que lees), ají picante, choclo (un tipo de maíz), batata y otros ingredientes.

 

5. POLLO CON JENGIBRE

Venga, que si ya te estabas cansando del cuchareo, felicidades, el último plato no lo es. Volvemos a la cocina asiática para recomendarte un plato delicioso. Son piezas de pollo rebozadas con jengibre. Como tal, no es un plato que llame la atención por su temperatura. Es un plato caliente, sí, pero no de los que te achicharran la lengua como los anteriores. Pero es un plato que necesitas probar este otoño para preparar a tu organismo contra las gripes y catarros. El jengibre es uno de los superalimentos, conocido por ser ser un antiinflamatorio y antibiótico natural. Además, acelera el metabolismo y eleva la temperatura corporal.

 

Bueno, bueno, bueno. Ya está subiendo la temperatura sólo de leer estos 5 platos que dan calorcito al cuerpo. Difícil decantarse por uno. Te recomendamos que cada día pruebes uno y así los juzgas por ti mismo.