El veroño ya está aquí. Esa época imprevisible en la que lo mismo te pones sandalias que te da por calzarte ya las botas.  Porque ves que refresca y estás deseando sacar tu armario de otoño. Porque qué es eso de tener el armario petado con dos estaciones enteras. Céntrate, tiempo, céntrate.

Pues igual que ocurre con la ropa, te pasa con la comida. Que sí, que te sigue apeteciendo una ensaladilla. Pero el ramen calentito también te llama. ¿O no?

Por eso queremos recomendarte 5 platos para el entretiempo:

1. Tartar de salmón

Frío, frío. Para esos días más calurosos (que los iremos teniendo, no nos confiemos) del veroño, márcate un pedido fresco. Y quien dice fresco, no dice un sorbete de limón. No, hombre no. En esta época afortunadamente entra un poco de todo. ¿Qué tal un tartar de aguacate, salmón y mango? Es perfecto para pedir en la oficina, donde seguramente estés refugiado del frío y del calor. Unas bandejas de sushi, un poké bowl…

 

2. Ensalada templada

Un pasito más. Venga, que hace calor pero tampoco queremos volvernos locos. Puedes probar con un cuscús árabe, ni frío ni caliente. Lo puedes tomar a la temperatura que te apetezca, que entra igual de bien. Tanto como ensalada templada, como plato caliente. Además, como no es una comida copiosa, no te sentirás pesado en absoluto y siempre lo puedes acompañar de unos pinchitos morunos para darle un “punch” extra. La comida árabe suele combinar especias con hierbas, como la menta o la hierbabuena, y es la fusión perfecta para este veroño.

3. Lasaña

Entretiempo total. ¿Cómo visualizas una lasaña de setas y carne? Yo lo veo perfecto. Casi me imagino la postal de fondo, con las hojas cayendo tras la ventana en pleno veroño. Está caliente, el queso derretido y la bechamel fundida, la salsa untuosa… Las pastas, ya sea lasaña, tallarines, noodles, raviolis, son el complemento ideal para el veroño. Apúntatelo.

 

4. Ramen

Ya nos vamos metiendo en el otoño de lleno. Para esos días en los que la temperatura baja un poco, tanto en la oficina como en tu casa, en veroño te va apeteciendo comida más caliente. Para la cena, por ejemplo. De esas veces que ya abres la ventana y entra un aire frío que te recuerda al otoño de siempre, quieres algo rollo… ¿Un ramen? Venga, no mientas, llevas todo el verano deseando que llegue el veroño para plantarte un cuenco de caldo, con sus noodles, su huevo, su bambú, su carne… Oficialmente ya es el momento de pedirlo.

 

5. Curry tailandés

Caliente, caliente. Ya has llegado a la etapa final del veroño. Estás con la sudadera puesta y lo que tu cuerpo necesita es algo más de una sopa. Tu cuerpo quiere picante y lo sabes. En Just Eat tienes muchas opciones para acompañar las temperaturas más bajas del veroño. Que si indio, tailandés, mexicano… Nosotros te recomendamos probar con un tikka masala o un curry gaeng panang. A la octava cucharada tu cuerpo habrá subido unos grados y te lo agradecerá, créeme.

 

Al entretiempo, tiempo al tiempo. Ya cuando menos te lo esperes, tenemos el invierno instalado. Así que más vale que disfrutemos de los últimos picos de calorcete y sol. Con tus platos favoritos siempre rondándote cerca.