Para aquellos que no tengan ni idea de lo que es un wok y se estén preguntando si es un plato, un tipo de comida, un ingrediente secreto, un pájaro, un avión…, os despejamos rápidamente las dudas. El wok es concretamente la sartén que se usa en Extremo Oriente y el Sudeste Asiático para cocinar algunos platos muy típicos.

A veces escuchamos a la gente decir “hoy he comido wok”. Realmente el término se utiliza erróneamente (aunque ya está tan popularizado, que está bastante aceptado), pues lo correcto sería decir “he comido verduras al wok” o “he pedido en un restaurante especializado en wok”, por ejemplo. Aunque el palabra se refiera específicamente al utensilio, su significado se amplía también a la manera de cocinar en wok (que se suele denominar “stir fry” o “saltear”).

La particularidad de este tipo de cocción es que el aceite y la sartén están muy calientes, de modo que en pocos segundos los alimentos están cocinados sin perder la textura “al dente”. La gracia del wok es que se cocinan los ingredientes en un orden bien pensado para que algunos no se pasen de cocción y otros no se queden muy crudos.

Normalmente, las verduras como la zanahoria se echan primero a la sartén porque necesitan más tiempo de cocción, mientras que otros alimentos como las gambas deben dejarse para el final.

Uno de los trucos para emplear correctamente esta técnica es el giro de muñeca al sostener la sartén. Con frecuencia, este es uno de los requisitos que solicitan a los cocineros especializados en wok, porque del dominio de esta técnica depende en gran medida el resultado final de los platos.

Afortunadamente, en Just Eat hay numerosos restaurantes que se dedican a preparar sus platos en wok. Puedes encontrarlos filtrando en tipo de cocina, seleccionando “china” u “oriental”. ¿Has pedido alguna vez platos hechos al wok?