Los tipos de jamón

El jamón es un producto alimenticio conocido a nivel mundial pero que tiene una gran aceptación y es infaltable en la alimentación de los españoles quienes lo consumen por tradición. Este alimento proviene de las piernas traseras de los cerdos y pasan por varios procesos según el tipo de jamón se quiera tener como resultado, su preparación puede ser curado natural o salado en crudo, pero, demos una vuelta por algunos tipos de jamones y conozcamos más de ellos.

Para la elaboración de un buen jamón se deben tener presentes varios aspectos con respecto al animal, su origen, su alimentación, y su peso. Otra de las variantes que garantizan la calidad de un jamón es el proceso de curación que deberá durar por lo menos 15 meses de curación.

Tipo de jamones y los más conocidos

Ibérico

Este es reconocido como el mejor jamón del mundo, procede de la raza de cerdo ibérico, y su origen proviene de el suroeste de España, tiene gran distinción por la pureza de la raza de los animales que son utilizados para su realización.

Aquí también se tienen aspectos en cuenta como la crianza en libertad del cerdo en dehesas, por su alimentación y por último por la curación del jamón que dura entre 8 a 36 meses en ese proceso. El ibérico se distingue de los demás por su textura, su aroma, un perfecto entreverado y un sabor tan potente que tendrá una variación según la cantidad de ejercicio que haya hecho el cerdo y la cantidad de bellota que haya consumido.

El prosciutto di Parma

Este es un jamón proveniente de la maravillosa Italia, sus cerdos son de raza blanca, en su proceso de preparación pasa sus primeras  horas en cámaras frigoríficas, su salación es muy parecida a la que se le hace al jamón serrano, tiene un proceso de maduración de 14 a 16 meses, en su presentación es de color claro, tiene un sabor algo dulzón y es bajo en sal, su textura también lo identifica ya que su grasa se deshace en la boca.

El jamón de Bayona

Este es un jamón originario de Francia, los animales que están destinados para este fin tienen una alimentación consta de cereales, pasto y maíz, y se crían en semilibertad, su preparación es muy parecida a la de nuestro jamón, cada pieza debe tener un peso aproximado de 8,5 kilogramos, su grasa no debe tener ningún olor y su carne debe tener un color entre rojizo y rosa claro.

Para su preparación pasa por un proceso de salado y reposa sobre los meses de invierno y se secan en secadores a bajas temperaturas para luego pasar a las bodegas de envejecimiento en donde se cubren con harinas y grasas de cerco para un curado mucho más suave, el tiempo de curación tiene un lapso entre un mínimo de 7 y un máximo de 10 meses o según las cualidades que se quieran obtener del producto final.

El serrano

Otro de nuestros jamones por excelencia una carta de presentación al mundo, proviene de cualquier raza de cerdo que no sea la ibérica, lleva este nombre por que su proceso de curación tradicionalmente se da en la zona fría y seca de la sierra. En la actualidad por tener una alta demanda este proceso se realiza de forma industrial, sin embargo, algunos productores mantienen la tradición impartida por nuestros ancestros de salazón de 14 días, lavado y post lavado para finalmente hacer un secado de 24 meses.

Jamón selva negra

Se elabora en la región alemana que lleva este nombre. Por su curación tiene un sabor y aroma característico a ahumado, su salación se hace con ajo, enebro, pimientas y hierbas, para después dejarlo reposar y ahumarlo.