Te ha pasado. Dos cafelitos, una barrita energética y esa reunión que se hizo más larga que una autopista. Ya pasaste lo peor. Ahora llegó la hora del almuerzo. Estás salivando, soñando con mil posibilidades y combinaciones infinitas de almuerzos que puedes comer durante la hora más gloriosa de tu día de trabajo.

¿Qué será? ¿Una bandeja de sushi flambeado? ¿Una tortilla jugosa? De esas poco hechas, con el huevo babeante y la cebolla caramelizada. Oooh, sí. Buena idea. O quizá un burrito de carne mechada, con frijoles, queso, y nachos con guacamole. Mucho guacamole. Pero te das cuenta de que todo eso se viene abajo, como un lunes por la mañana. Todo desaparece porque no existe, sólo está en tu cabeza soñadora. Literalmente has desperdiciado toda la mañana pensando en comida demasiado avanzada para la Humanidad de 2018.

Mientras, tu compañera Julia ha sacado del bolso 4 tuppers con comida guay, que brilla sólo con verla, y los ha puesto encima de la mesa como si se creyese instagrammer. A su izquierda, Juan acaba de volver del supermercado que hay al lado de la ofi, con una bolsa de… vamos, una bolsa de plástico. No hay otra manera de describirlo: una bolsa de plástico, sin gracia alguna. Patatas fritas más saladas que un bacalao y un sandwich reseco con un relleno que mejor no saber de qué es. Y luego estás tú, ahí en el medio. Si en vez de soñar tanto, te hubieras organizado un poquito…

Bueno, por fortuna, en este artículo te hemos preseleccionado los 3 mejores platos para pedir en la oficina directamente. Con mucho sabor y la dosis de energía suficiente para acabar el día sin morir en el intento. Aquí van:

Sushi

Antes soñabas con sushi flambeado, por algo será. El sushi es ideal para comer en la oficina y te mantendrá con energía durante el resto del día. Es un plato elaborado con alimentos de máxima calidad, con productos frescos llenos de nutrientes. Además, algunos ingredientes asiáticos, como la soja, reforzarán los sabores y te encantará comer sano. El plato estrella podría ser un poke bowl, que incluye todo lo que necesitas en un sólo plato: arroz, verduras y pescado. Más redondo imposible.

Ensalada griega

Otro menú perfecto para la oficina es una ensalada griega, con sabores mediterráneos muy potentes, y vitaminas para parar un tren. Es un plato increíblemente sano pero no por ello deja de ser sabroso. El queso feta y las aceitunas negras le dan ese toque irresistible. Puedes acompañarlo de falafel para completar tu menú con legumbres cargadas de proteínas. ¡A por el día!

Pad thai

¿No sabes lo qué es el pad thai? Es uno de los platos tailandeses más reconocidos en el mundo mundial. Es un salteado de verduras y carne, con una base de tallarines o arroz, que te darán las calorías que necesitas, con sabores exóticos para convertir tu hora del almuerzo en una experiencia única. Tus compañeros de trabajo te envidiarán, sobre todo Juan y su sandwich reseco.

Ya no habrá más excusas. Deja los sueños para cuando duermas y céntrate en disfrutar de la comida que más te gusta (y un sinfín de platos nuevos por probar).