Kentucky Fried Chicken, más conocido por sus siglas Kfc, es la cadena de restauración especializada en pollo frito más famosa del mundo. Es conocida por el pollo crujiente, por su marinado y su cuidadosa manera de ser frito y, además, por ser el protagonista de su carta.

Es difícil entender cómo una cadena puede cosechar tanto éxito con prácticamente un único alimento. Sin embargo, son tantas las versiones y adaptaciones que Kentucky consigue hacer de su ingrediente estrella, que su carta no resulta en absoluto aburrida.

En su menú podemos encontrar las típicas cajas o cubos de pollo frito. Estas son las más conocidas y las más solicitadas. En ellas, las piezas a elegir son chicken rocks (bolitas de pollo crujiente), alitas picantes y tiras de pechuga.

Pero, además el pollo lo encontraremos en sus hamburguesas (las más crujientes del mercado), con diferentes salsas e ingredientes que acompañan a cada hamburguesa de Kfc. Al tener influencia Tex-Mex, en su carta también hay varios platos de tortillas mexicanas, que puedes condimentar con cualquiera de sus salsas: BBQ, Sweet Imperial, Fresh Pepper o 2Hot4U, para todos los gustos.

Para compartir (o no), tenemos la famosa ensalada césar, conocida por contener pollo empanado. No podía faltar en la genuina carta de Kfc, acompañada de tomates cherry, lechuga, maíz y tu salsa favorita.

Está claro que el pollo crujiente es de lo más versátil, pues funciona con cualquier cosa y hay muchísimas combinaciones posibles para los amantes de Kfc. ¡Ahora disponible a domicilio! ¿Has probado ya todas las posibilidades del pollo más crujiente del mundo?