¿Cuál es el kebab? ¿Y el durum? ¿A qué viene lo del shawarma? ¿Y eso del gyros, qué es? Si todavía no te aclaras con los conceptos, quédate a leer este artículo y saldrás pronto de dudas.

Una buena definición gráfica de este artículo sería retratar la escena en la que se te desencaja la cara al no saber cuál de estos kebabs elegir. Afortunadamente, no ocurrirá más.

Básicamente, la diferencia entre döner kebab y dürüm kebab es el tipo de pan en el que se sirve la carne junto con las verduras y las salsas.

Cuando leas “döner kebab”, acuérdate de su etimología: “kebab” significa “carne a la parrilla” y “doner” significa “que da vueltas”. Por tanto, doner kebab hace referencia al pincho giratorio en el que se cocina la carne.

Pues bien, por su etimología, tampoco encontramos una vinculación directa con el tipo de pan que se sirve. Pero siempre se sirve en pan de pita (o pide, en turco), un pan redondo y plano. Este es el kebab típico.

El dürüm kebab (rollo, en turco) contiene los mismos alimentos que el döner kebab pero va servido en una tortilla de trigo, que después se enrolla (como un wrap). Realmente es más fácil de comer, por eso se ha popularizado en los restaurantes turcos de Europa.

Para que quede más claro aún: döner kebab, pan de pita; dürum kebab, pan enrollado. ¿Mejor?

Ahora la cosa se complica, si añadimos dos palabrejas más: shawarma y gyros. La primera es simplemente el término árabe que se utiliza para denominar döner kebab, y la segunda es la versión griega del kebab. En cuanto al gyros (de “girar”), la receta es la misma que en Turquía (salvo que la carne es de cerdo), pero el pan es ligeramente diferente. Podría decirse que la masa es parecida a un pan de pita, con el tamaño y la manera de enrollarse del dürüm, o sea una mezcla.

¿Ya entiendes mejor estos conceptos? Pues venga, ¡ve poniéndolos en práctica pidiéndote el kebab que más te guste!