Los platos hechos al wok suelen ser bastante saludables porque al saltearse (en vez de freírse), se utiliza poco aceite y no resultan muy grasientos. Generalmente se cocinan muchas verduras al wok, pero no por ello debemos pensar que los platos al wok se limitan a verduras.

En este artículo te proponemos 5 platos al wok, diferentes a lo que sueles escuchar seguramente, para darte ideas cuando quieras pedir una comida con wok. ¡Apunta!

1. Salmón con lima y jengibre

Este es un plato deliciosamente equilibrado. El salmón es un pescado bastante graso (aunque sus grasas son saludables, por ejemplo, el ácido graso Omega 3), pero al cocinarse con lima y jengibre su sabor resulta más refrescante y ligero.

2. Tallarines con pato y salsa de ostras

Aunque la combinación parezca extraña a primera vista, os aseguramos que es una fusión explosiva. El pato es un ave con muchísimo sabor, que liga muy bien con una salsa de ostras porque le da más cuerpo y nos deja en la boca ese regustillo, del cual es responsable el sabor umami.

3. Wokadillo de ternera thai

Los alimentos de este plato se cocinan al wok a excepción del panecillo que suele cocinarse al vapor. Al ser un plato thai, es habitual condimentarlo con salsa de cacahuetes y cilantro, que aromatizan y al mismo tiempo le dan ese “punch” o esos matices sorprendentes.

4. Pollo teriyaki con arroz

El pollo es una de las carnes más livianas y sutiles en cuanto a sabor que existen. Por eso, este plato resulta muy sabroso al cocinar al wok el pollo con el arroz y la salsa teriyaki. Esta salsa japonesa, a base de soja, sake, azúcar y mirin (otro licor parecido al sake) le aporta un sabor agridulce y salado que despertará tus papilas gustativas.

Como habrás comprobado, el wok no puede reducirse solo a los noodles con verduras, sino que nos permite atisbar nuevos horizontes y platos con mucha personalidad que encontrarás en varios restaurantes de Just Eat especializados en wok. ¡Que no se nos duerma el sentido del gusto!