Uruguay

Al igual que los argentinos, los uruguayos son unos fanáticos de la carne. Cómo se nota que son vecinos. Uno de sus platos más populares es el asado. Este plato está hecho en una parrilla a la leña, porque le da un sabor especial. El asado en Uruguay hace referencia no tanto al modo de cocción, sino al corte de la carne: es el costillar de la vaca cortado de forma transversal. Y para terminar de volverte loco, una salsa de chimichurri que te hará volar.

Francia

Para vecinos, los nuestros: Francia. Tienen fama de tener una gastronomía excelente y con numerosos premios gastronómicos. Pues sin duda uno de sus platos más populares es el confit de cananard, es decir, pato confitado. El pato se cocina en su propia grasa, en vez de en aceite, y se acompaña de patatas cocinadas también en la grasa del pato, con un poco de perejil. Es un plato increíblemente delicioso y con mucho sabor.

Brasil

Al igual que para nosotros la paella, para los brasileños el plato nacional por excelencia es la feijoada, que se come los miércoles o domingos normalmente por tradición. Consiste en un guiso de frijoles con carne de ternera o cerdo, acompañado de harina de yuca, plátano frito, col picada o arroz. A veces se come con gajos de naranja que, por su sabor cítrico, ayudan a equilibrar el sabor potente y graso de la feijoada. La comida brasileña también es reconocida por sus churrascos y carnes en general, como Uruguay y Argentina.

Bélgica

Volvemos a Europa de nuevo para referirnos a uno de los platos más populares de Bélgica: los gofres belgas con chocolate, apreciadísimos por cualquier paladar amante del dulce. Ya tocaba algo de postre, ¿verdad? Pues hasta la mismísima Eleven se derretiría por unos gofres al más puro estilo belga, calentitos y recién hechos. Con chocolate belga, nata por encima, azúcar… Mmmmm

Rusia

No, amigo, el plato nacional ruso no es la ensaladilla rusa. Aunque ellos tienen una muy similar, llamada ensalada Olivier, que suelen comer en Año Nuevo. Otro de sus platos más conocidos son los pelmeni, parecidos a los dumplings y gyozas. Estas bolitas están rellenas de cordero, cerdo y buey. Se dice que son la comida de los trabajadores. Así mismo.

Croacia

Los croatas también son mediterráneos, por eso consumen mucho el aceite de oliva al igual que nosotros y los italianos. Sus quesos de oveja y sus embutidos (concretamente el kulen) son buenísimos, ideales para picotear antes de comer. Como comida típica de Croacia, podemos hablar de la pasticada, un guiso de ternera o buey, con vino, especias y verduras, entre ellas, zanahoria, y frutas deshidratadas como las ciruelas. Como guarnición, los croatas acompañan este plato con ñoquis de patata. Buenísimo.

Suecia

Bueno, bueno. Parecerá mentira pero la gastronomía sueca nos la conocemos más de lo que creemos. Gracias a su conocida marca IKEA, hemos podido acercarnos de manera inconsciente a algunos de sus platos más conocidos, como las albóndigas, el salmón marinado, los arenques, las galletas de jengibre… Dejando de lado el IKEA, hay platos suecos populares allí, como la sopa de guisantes (ärtsoppa) y la sopa tradicional (laxsoppa) de salmón, puerros y eneldo. Habrá que probarla. Pero mejor en otoño.

Inglaterra

Los ingleses son más conocidos por su repostería, concretamente galletas de mantequilla y pies (tartas dulces o saladas). Por su gran influencia hindú, platos como el butter chicken (curry indio) son de lo más habitual en Inglaterra. Además, no podemos olvidar sus más que típicos fish and chips, que puede recordarnos a la pavía rebozada andaluza. En este caso, ellos marinan el pescado de otra manera y la salsa que acompaña este plato es una salsa tártara. Delicioso.

Bueno, todavía no sabemos quién ganará el Mundial. Pero podemos ir debatiendo quién se lleva la Copa Gastronómica. ¿Tú con qué plato te quedarías?