Que el verano es refractario a las comidas y bebidas calientes no es un misterio como tampoco lo es el hecho de que todos intentamos innovar a la hora de cocinar o hacer desayuno y meriendas ricas a la par que fresquitas. Pues bien, si no se os ocurre nada más allá del café con hielo, prestad atención a estas propuestas que se convertirá en los desayunos más fresquitos del verano.

DESATUNO

Si necesitáis café para activaros, como el resto de los mortales, podéis optar por un frapuccino mocca con mucho hielo. Su sabor tan característico hará que améis el café y queráis tomarlo a todas horas. Por supuesto, si queréis activaros pero huir del café, ya sabéis que la opción alternativa de un té con hielo nunca se ha de descartar.

Si buscáis nuevas opciones alejadas del café… entonces la horchata puede ser una gran opción. Y es que esta bebida valenciana es una auténtica delicia. Por ello, se le conocía como la bebida de Oro… en el levante. Tomarla fría o granizada será una gran elección. ¡Palabra de JUST EAT!

Si queréis hacer un desayuno potente… tendréis que optar por el agua de horchata con fresas. Y os recomendamos que no os dejéis llevar por su nombre porque sus ingredientes son arroz, azúcar, agua, canela, fresas, leche y, por supuesto, mucho hielo.

¿Sois amantes de la fruta? Entonces nada como un buen zumo de limón granizado. Las propiedades antioxidantes de este cítrico se mezclan con el hielo para crear un producto de alta calidad y rico sabor.

Y, por supuesto, no podíamos olvidarnos de la leche merengada. Y es que es la alternativa perfecta a la leche entre los amantes de los lácteos. El hielo bien picado, la canela y un trocito de limón, harán el resto.