Marcus Hutchins, el informático autodidacta que inadvertidamente frustró la propagación del virus WannaCry, ha recibido un agradecimiento un tanto peculiar. Tras descubrir la pasión del joven por la pizza, la compañía líder en el mercado de comida a domicilio Just Eat le ha regalado un año de pizza gratis.

El joven británico de 22 de años captó la atención de los medios de comunicación tras detener un importante ataque cibernético que puso en jaque al mundo entero. Sin embargo, fue otro aspecto el que también llamó la atención de los medios: su amor por la pizza. Incluso él mismo bromeó sobre sus hábitos en Twitter bajo el seudónimo de Malware Tech:

“Una hazaña como la que ha llevado a cabo Marcus Hutchins no debería pasar inadvertida. Cuando conocimos su pasión por la pizza, supimos que teníamos que intervenir y agradecer su gran trabajo con un pequeño gesto. En Just Eat hay miles de pizzas, así que Marcus tendrá muchas opciones para elegir mientras continúa con su lucha contra el delito cibernético”, afirma un portavoz de Just Eat.

Just Eat ha contactado a Hutchins a través de las redes sociales para informarle de su recompensa.