Es festivo y… ¿estás de resaca y sientes hambre pero al mismo tiempo te da nauseas solo de pensar la comida cayendo de sopetón en tu estómago? No te preocupes, hay platos perfectos para la resaca que te sentarán de fábula. ¡Aquí van!

Sashimi

El atún contiene alfa-cetoglutarato, una enzima vasodilatadora que proporciona oxígeno, elimina las toxinas y favorece la irrigación sanguínea de los tejidos. También puede ser de salmón, que aporta vitaminas del grupo B. Por eso, un sashimi de atún o de salmón podría ser un plato perfecto contra la resaca.

Pasta carbonara

Unos espaguetis con huevo, bacon y parmesano es la combinación ideal para combatir la resaca porque la pasta proporciona los hidratos de carbono para arrancar un poco el día. Aparte, los huevos, el bacon y el queso te aportan proteínas para sanar tejidos.

Gazpacho

Esta bebida a base de tomate, pepino, pimiento verde y ajo. Para empezar, estas verduras tienen a tope de vitamina C y minerales como el potasio. Contienen sales orgánicas ácidas que ayudan a la digestión y resulta increíblemente hidratante (por ejemplo, el tomate tiene un 94% de agua). Pídete un litro de gazpacho y la resaca se irá como la espuma.

Quiche de espinacas

Prueba con una quiche de espinacas o cualquier otro plato que contenga la comida favorita de Popeye. Puede ser una ensalada de espinacas, un green juice hecho con espinacas, una pizza de espinacas… Es muy buena para cuidar nuestro hígado, después de haberlo hecho sufrir tras una noche de locura y, además, son ricas en sulfuro, ácido fólico y vitamina C, compuestos esenciales para combatir la resaca.

Y mucha fruta

No olvides que la fruta contiene muchísima agua y tiene vitaminas por un tubo. Puedes pedir tazones o bowls de frutas en Just Eat, en algunos restaurantes de bebidas y zumos. Pueden venir acompañadas de jengibre rallado, buenísimo para calmar las náuseas y como antiinflamatorio. Una combinación perfecta: refrescante, hidratante y con matices exóticos.

Ya lo sabes: si tienes resaca, no comas cualquier cosa. Es súper importante mantenerse hidratado y, por supuesto, disfrutar de comida rica que te ayudará a sentirte mejor. Descansa este día festivo, ¡que te lo mereces! 😉