El clásico es uno de los eventos futboleros con mayor popularidad. ¿Por qué? Se enfrentan dos rivales (en nuestro caso, Real Madrid y Barça), que acumulan muchas victorias y mueven a millones de aficionados. Esto genera mucha expectación, ya que ambos partidos suelen estar muy igualados en cuanto a posibilidades de ganar.

Este día la mitad de la población se verá dividida entre merengues y culés, lo cual puede traernos muchas, pero muchas tensiones durante el Clásico… ¿La mejor forma de sobrellevarlo? Un menú que nos ponga a todos de acuerdo para que nadie rechiste: la pizza.

Tradicionalmente ha sido uno de los menús preferidos para seguir un partido de fútbol, más aun si viene acompañado de cervezas bien fresquitas. Además, las pizzas nos encantan a todos: niños y adultos; incluso a nuestros mayores poco a poco les ha ido empezando a gustar.

¿Una cuatro quesos? ¿Jamón y rúcula? ¿Mediana o familiar? Eso lo decides tú, según vuestros gustos y en función de cuántos seais. Lo que queda claro es que no hay nada más “clásico” que ver un partido con pizza y cerveza.

Para acompañar, nunca fallan los aperitivos italianos (antipasti) como los arancini, los stromboli o los calzone, o bien unos entrantes americanos (starters), como las alitas picantes, aros de cebolla, nachos tex-mex. Como opción alternativa, podéis pedir unas ensaladas gourmet para no hacer muy pesada la noche del Clásico (que ya viene cargada de sobresaltos…).

¿Qué te parece nuestro menú para el Clásico? ¡Todos a comer y que gane el mejor!