¿Alguna vez te has preguntado de dónde viene el “döner kebab”? Te contamos un poco sus orígenes, su evolución y cómo se han ido integrando en nuestra cultura:

El döner kebab es un plato tradicional de Turquía, también consumido en el Medio Oriente y otras regiones vecinas, como Grecia.

Etimológicamente, “kebab” significa “carne a la parrilla” y “doner” significa “que da vueltas”, haciendo referencia a la manera en la que se cocina.

Encontramos otras variantes, en cuanto a la manera de cocinar en un pincho giratorio, que, si bien son bastantes diferentes al döner kebab, nos recuerdan a él: los tacos al pastor, el típico pollo asado o el pollo tandoori.

En Turquía se sirve en un plato (aunque en España también lo encontramos así) con una guarnición de arroz y verduras. Sin embargo, a principios de los 70 se introdujo en Berlín por inmigrantes turcos.

Concretamente, en 1972, Kadir Nurman, alemán nacido en Turquía, comenzó a popularizar el döner kebab al servirlo en pan de pita, con lechuga y cebolla (imitando la elaboración de un sandwich o un emparedado).

Sin embargo, este hecho suele ser bastante controvertido: el escritor de comida libanesa Anissa Helou afirma que “el sandwich ha existido siempre en el Oriente Medio”.

Lo que sí es sabido es que el verdadero origen del döner kebab son los “sish kebab”, unos pinchos de carne que se cocinaban ensartados en espadas y cocinados al fuego. Después se servían en pan, supliendo las carencias de cubiertos y vajillas durante la invasión turca de Anatolia.

¿Entonces en qué quedamos? Hemos comprobado que es bastante difícil concretar sus inicios y responsabilizar el éxito de esta comida a una persona. Probablemente, los méritos puedan compartirse entre diferentes personas que, de una manera u otra, hicieron del döner kebab, una comida cada vez más internacional.