… Pero harían salivar al perro de Pavlov. Hay ingredientes que a priori no tendrían que encontrarse en su vida. No obstante, su conjunción crea una explosión de sabor en tu boca digna de provocar un Stendhal gustativo.

¿Quién no ha probado alguna vez el melón con jamón? Si no lo habéis hecho habéis perdido años de disfrute en vuestra vida.

Aunque después de leer este artículo os daréis cuenta de cuan light es esa combinación. Empezamos:

Patatas fritas con helado

En cuanto introduzcas un átomo de patata en tu boca notarás un fuerte cosquilleo en los carrillos. No preocuparse, es NORMAL. Esta bizarra combinación debería aparecer en los libros de historia como manjar de dioses. ¿A qué esperas para probarlo?

Tacos con chocolate y pollo

Quizá no lo sepas, pero es una de los platos mainstream del momento. El sabor dulce del chocolate unido a la jugosidad del pollo es asombrosamente maravillosa. Después envuélvelo formando un taco para que no se escape nada.

Palomitas con leche

Damos por hecho que las palomitas le gustan al 99% de la humanidad. La leche es más complicado, pero en esta combinación créenos cuando decimos que la amarás. De la explosión del micro a la explosión en tu boca. Prepárate.

Perrito caliente con mermelada

Igual que desayunas unas tostadas con mermelada y mantequilla, lo puedes hacer con una salchicha. Puede que así de primeras suene un poco… Poco apetecible. Pero la combinación te dejará sin palabras y para cuando te hayas dado cuenta habrás devorado el perrito. Confía en nosotros.

A veces el cuerpo nos pide cosas muy extrañas, entra en Just Eat y pide lo que te pida el cuerpo 😉