El blog oficial de JUST EAT

Buscar

Cómo acicalar tu casa para una cena de San Valentín

10 febrero 2017

Se acerca San Valentín, el día en que todos los hombres y mujeres del mundo declaran su amor a los cuatro vientos. Un día lleno de expectación que, si no consigues satisfacer, puede tener graves consecuencias.

Y, como no queremos que vuestra pareja recuerde el 14 de febrero más desastroso de vuestras vidas (en el que lo único destacable sea la bolsa de Victoria´s Secret de la vecina en el contenedor de la comunidad) vamos a echaros dos manos.

En primer lugar nos comprometemos a poner la cena, y en segundo, (como levantarte para abrir tú al repartidor se queda corto) te ayudamos a preparar la velada romántica que se merece.

Y hablando de velada:

Velas

Must have en toda cena de San Valentín que se precie. No es lo mismo cenar “a la luz de una vela” que “a la luz de una bombilla de bajo consumo”. Recuerda que el propósito es convertir tu casa en un nidito de amor, no en la tienda de todo 1 euro de tu barrio. Llegados a este punto, si son aromáticas y blancas mejor.

Sa

Pétalos de rosa

Típico, si. Pero efectivo. Nike lleva años con el mismo eslogan y nadie le ha dicho nada. ¿Por qué? Porque funciona. Queda claro que hay que huir de estereotipos, pero créenos que si no haces esto bien se cumplirá el de “no te comerás un colín Serafín”. (Lo sentimos por aquellos que respondan al nombre de Serafín y están leyendo esto ahora mismo)

Déjale mensajes por la casa

Es una buena forma de expresar lo que sientes sin ponerte más roj@ que nuestro logo. Uno de los mensajes puede estar escrito en el espejo (suelta el rotulador que te vemos las intenciones). Nos referimos al vaho. ¿Lo pillas no? Si te estás imaginando a los dos mirando el grifo mientras sale agua caliente ES QUE NO.

Ah, y eso sí, un poco de arte. No hace falta ser Lope de Vega pero recurrir a frases de Kiko Rivera no es una opción.

Con todo esto ya solo falta hacer tu pedido:

El sushi es un clásico de las cenas románticas. Podéis entrecruzar vuestros brazos mientras uno le da el maki al otro (pero solo porque estáis en casa). Otra opción es la comida mexicana, el picante es afrodisíaco y estarás surtidito. O la pasta, romántica en sí misma. Aún así, si eres del grupo de los exquisitos y nada de esto te convence, entra en Just Eat y decide tú mismo.

Y como último consejo, no te quedes corto con el pedido, pero deja hueco para el postre… ;)

Comentarios

Artículos relacionados

Comments are closed.