El blog oficial de Just-Eat.es

Buscar

5 curiosidades sobre comida china y costumbres orientales en la mesa

13/07/2011

“No te acostarás sin saber una cosa más relacionada con la comida”. Ésta es una de nuestras frases favoritas en el Blog de Just-Eat. En esta ocasión, queremos compartir con vosotros, aunque sin renunciar a nuestro estilo (ya nos vais conociendo) algunas curiosidades acerca de la comida china y sus costumbres en la mesa. ¿Porqué “comida china”? ¡Buena pregunta! En Just-Eat tenemos un montón de restaurantes que ofrecen esta comida a domicilio, así que por si acaso estáis pensando en marcaros un viajecito al país más poblado del mundo aquí van algunos “principios básicos” que os ayudarán a integraros con la población local. ¡Vamos allá! (Queríamos sorprenderos y escribir esta frase en chino pero ¡es dificilisisisisimo!, así que quedaros con la buena voluntad)

en china la comida la eligen entre todos

PRIMERA CURIOSIDAD: “Democracia sobre la mesa”

Poneos en situación: comida en familia en China. ¿Qué comemos? Normalmente en España decide quién cocina ¿verdad? pues en China no.Lo habitual aquí es que cada persona no elija lo que va a comer, sino que proponga uno o varios platos(al igual que el resto) y todos acaben comiendo lo de todos. Platos al centro, del tamaño de unas raciones, para que nos entendáis y cada cuál que escoja qué le apetece comer de todo lo que se ha pedido en general. De esta forma los chinos evitan situaciones tan comunes como las que se repiten en España como cuando uno va a pedir comida a domicilio por ejemplo y no se pone de acuerdo con quiénes la va a compartir. Además tampoco conciben aquello de que cada cuál pida lo suyo. ¡Compartir es vivir!

SEGUNDA CURIOSIDAD. “Tocado y comido”

¡No me toques los palitos! o más bien: llévate a tu plato todo aquello que tocaste con tus palitos de la fuente común. Es curioso, a la cultura china le gusta compartir en la mesa, pero sin embargo son escrupulosos hasta la médula. Es decir, por ninguna razón los palitos que estuvieron en contacto con tu boca deberán tocar nunca la comida de los demás. Para facilitar la tarea (¡A dios gracias!) la mayoría de los platos se sirven troceados. Otra costumbre prohibitiva es coger los alimentos con la mano o pincharlos con el dichoso palito. Repetid con nosotros: pinchar no, sostener sí. Y si por un casual cogiste un trozo demasiado grande como para comértelo de un bocado, tendrás que darle mordisquitos sobre tus palitos hasta reducir su tamaño y acabar engulléndolo de un bocado. Si te atreves a comer con palitos, tus anfitriones lo verán con muy buenos ojos, pero si ves que no te apañas no te preocupes porque una señal de respeto en su propia cultura es permitir al extranjero usar cubiertos. ¡Qué considerados!

TERCERA CURIOSIDAD. “Brindo por el buen rollito (es un juego de palabras)”

Incluimos el gesto del brindis como curiosidad para que os quedéis tranquilos. Si estáis sentados a la mesa con personas chinas y os apetece hacer un brindis en señal de amistad, armonía y “buen rollismo”, ¡adelante! Vuestros acompañantes lo recibirán con la misma intención con la que vosotros lo propusísteis.

CUARTA CURIOSIDAD. “Acostúmbrate a la comida y bebida caliente”

A pesar de la creciente occidentalización de sus costumbres, aquí todavía nos separa algo más que un continente. A los chinos les gusta cocinar con el fuego muy alto, y por ende, comer y tomar el té también muy caliente. Así que id mentalizándoos porque según cuentan algunas lenguas occidentales quemadas ;) resulta bastante complicado conseguir algo frío o fresco para tomar. Hasta el punto de que lo habitual es acompañar la comida en vez de agua u otra bebida refrescante -como su propio nombre indica-, con un té verde bien calentito.

QUINTA CURIOSIDAD. “Un chino siempre paga”

Ésta es sin duda nuestra curiosidad favorita. Si os encontráis en el futuro en una situación donde un chino/a os invita a una cena, ¡nunca hagáis ademán de pagar! Más allá de ser interpretada vuestra buena voluntad como un gesto de cortesía, esta actitud podría ser considerada como una puesta en duda de la solvencia económica de quien invita. ¡Con lo divertidas que son esas situaciones ridículas en las que las dos personas sacan el billete a la vez y se lo intentan colar por todas las partes posibles del cuerpo una a la otra! Las estamos reviviendo: Mirada atónita del camarero que se encuentra en duda y no sabe a quién hacer caso a la hora de cobrar y escucha todos los argumentos, ¡algunos hasta se posicionan! jajaja… Spain is different, que duda cabe.

 

Comentarios

Artículos relacionados