¿A quién no le gusta disfrutar de una hamburguesa con ese pan esponjoso, dos lonchas de queso derretido, cebolla caramelizada que se funde en tu boca y tiras de bacon que crujen que da gusto? Vale, ya sabemos que estás salivando. Ahora que hemos captado tu atención, queremos contarte en este post ni más ni menos que 4 motivos para pedir burger a domicilio. ¡Vamos allá!

1. ¿Moverme a dónde?

Imagínate la situación. Estás en el sofá, dedicándote a la vida contemplativa. De repente te viene a la cabeza esa suculenta imagen de una burger. ¿De verdad vas a moverte del sofá para satisfacer tus deseos culinarios? Saca el móvil, abre la app y listo.

2. Burger y peli son el nuevo mantra

La peli con palomitas se nos ha quedado anticuado. Ahora lo que se lleva es poner una peli y pedirte una hamburguesa gourmet que te quite el sentido. Si estás en compañía lo tenéis todavía más fácil: mientras uno busca la peli, el otro navega por la app hasta encontrar la burger a domicilio de vuestros sueños.

3. Mis colegas pasan de salir

Pongamos otra hipótesis. Viernes por la tarde. Habéis salido de currar o de clase y estáis tan cansados que no os sacan de casa ni a patadas. El plan empieza a brillar por su ausencia y el viernes pasa a convertirse en un aburrido domingo. A tus colegas o compis de piso te los metes en el bolsillo si les ofreces pedir una burger a domicilio. Prueba y verás.

4. Lluvia y calle no pegan ni con cola

Última escena de esta película con final feliz. Está cayendo el cielo a pedazos y lo que menos nos apetece es hacer un “cantando bajo la lluvia” en busca de un restaurante donde comer resguardados. ¿Qué mejor resguardo que tu casa, donde tienes a mano la batamanta y el pijama más calentito del mundo? Pides una burger a domicilio, le haces un jaque mate al parte meteorológico y te quedas más agusto que un arbusto.

¿Os suena alguna de estas 4 escenas? Seguro que ocurren a menudo en tu día a día pero lo mismo no eras consciente de ello. Aun así, en el fondo todos sabemos que sobran los motivos, las excusas y los argumentos científicos para pedir una burger a domicilio.