Desde los inicios de la Era Digital, nuestra manera de comunicarnos ha cambiado radicalmente… Como siempre se ha dicho, una imagen vale más que mil palabras. Y esta ha sido la función de los emojis: decir más con menos. Por ello, con motivo del Día Mundial del Emoji, queremos hacer un repaso de los diferentes emojis de comida más desconocidos, generalmente de origen japonés. ¡Aquí van!

Batata: Es un boniato de toda la vida. Normalmente se puede comer asado o bien frito, en rodajas o tiras finas como las patatas fritas. Está más dulce que la patata y su interior es de color naranja. Proviene de países de Sudamérica y América Central, y en España se utiliza sobre todo en Canarias, Aragón, Cataluña y la Comunidad Valenciana.

Kakigori: Pensábamos que era un granizado, y efectivamente lo es. Lo que no quizás no sabías es que es un helado típico en Japón elaborado con hielo picado y sirope por encima. A veces también se endulza el hielo con leche condensada. Los sabores más populares son limón, uva, té verde, fresa o melón, y se está poniendo de moda en occidente también.

Narutomaki: Es una pastita elaborada con diferentes tipos de pescado, como el surimi de palitos de cangrejo en conocemos aquí. El pescado está cocinado al vapor y después es prensado para formar la galletita. Su dibujo en espiral aluye a un torbellino de mar en la ciudad de Naruto. Se emplea comúnmente como ingrediente para el ramen o el soba. ¿A que es mono? Es uno de nuestros emojis de comida favoritos…

Oden: Es una brochetita de ingredientes, como el huevo, el daikon, el tofu o las setas shiitake, que son cocidos en un caldo. El truco de su preparación consiste en incorporar los ingredientes en orden para que el punto de cocción de cada uno sea correcto. Es un plato sencillo y barato, muy indicado para días de frío.

Sembei: Son galletas hechas con arroz. Generalmente son saladas, aunque también podemos encontrarlas dulces (caramelo de arroz, pescado, loto, hueso, etc.). Las versiones modernas pueden tener sabores como curry, kimchi, chocolate o wasabi. Se preparan en la parrilla o en el horno, y a veces llevan un alga nori que las envuelve.

Ebi Furai: Ni más ni menos que una gamba frita. Pero su fritura no es como la nuestra: después de enharinar la gamba y pasarla por huevo, se recubre de panko (un tipo de pan rallado más grueso y crujiente que el que utilizamos convencionalmente). Se puede acompañar de diferentes salsas, como la salsa Worcester o la salsa tártara.

Obento: Es la cajita donde se guarda la comida preparada. Es mucho más completo que un tupper ware porque tiene varios compartimentos donde organizar la comida y que queden unos bien aislados de otros. Perfecto para llevarlo a clase o a la oficina y que no se te hayan mezclado las lentejas con la macedonia de frutas.

Arroz con curry: A primera vista se presta a confusión, ¿verdad? Parece una sopa con una montaña de arroz, pero se trata de un plato de arroz con curry que se diferencia del curry indú en que suele ser mucho más suave y dulce. Se elabora con verduras y carne.

Dango: Es un postre japonés que se sirve en un pincho en el que se alternan tres o cuatro bolitas elaboradas con harina de arroz, de patata o de soja. Algunos también se elaboran con una pasta hecha a base de judías rojas. Se suele acompañar de té verde.

Nabe: También se conoce como “nabemono”. No es más que un guiso japonés que se cocina en una cazuela de arcilla o hierro fundido. Se suelen pedir para compartir entre varios, sobre todo en las épocas frías. Es un ejemplo de comida en familia, pues el hecho de comer todos directamente de una misma cazuela requiere bastante confianza.

Melón yubari: Este emoji de comida tiene truco. ¿Por qué? Es un melón, vale, sí. Pero no uno cualquiera. Este fruto se cultiva en Japón y es conocido por ser súper caro. Se dice que en subastas se ha llegado a pagar 15.000 euros por uno de ellos; de hecho, sólo existen 150 agricultores que lo cultivan actualmente. Su sabor está entre dulce y picante (de ahí su exclusividad…) y, como curiosidad, se suelen vender de dos en dos.

Y esta ha sido nuestra recopilación de emojis de comida, ¡algunos de lo más curiosos! ¿Los conocías? ¿Habías probado algunos de estos platos? Si no es así, ya estás tardando… ¡Feliz Día Mundial del Emoji!